منوعات

Las mejores palabras de respuesta al pésame.

Las personas comparten entre sí todos los dolores y desgracias que les sobrevienen, también cumplen con el deber de condolenciarse y orar por misericordia y perdón para los muertos, y recordar siempre al afligido que crea en el destino y el destino, y así las palabras pueden ser presentado. Responder al pésame A través del sitio web de la enciclopedia.

Responder al pésame

  • No he podido expresarte la alabanza, la reverencia, el aprecio y la gratitud que mereces, pero no me queda más remedio que pedirte que disculpes tus faltas y decir a todos: doy gracias a Dios por tu esfuerzo y tu mayor recompensa, y que Dios recompensarte en mi nombre con la mejor recompensa.
  • La aflicción de perder al padre fue grande y el dolor fue grande, pero gracias a Dios y luego gracias a las cálidas condolencias que nos ofrecisteis, vuestra buena simpatía, vuestras sinceras oraciones, vuestras hermosas oraciones de misericordia y vuestros nobles sentimientos, los grandes Esto nos fue aliviado, y esto, si algo indica, indica tu buen origen y tus sinceros sentimientos.
  • Gracias a todos los que ofrecieron sus condolencias y simpatía. Oh Dios, recompénsanos por nuestra desgracia y danos algo mejor que ella.
  • En nombre propio y en nombre de todas mis familias pequeñas y numerosas, agradezco a todos los que nos ofrecieron su más sincero pésame y su solidaridad por la muerte de nuestro amado padre, y un gran agradecimiento y gratitud a todos los que levantaron sus manos al cielo y oraron por Él. Pedimos a Dios que lo cubra con Su vasta misericordia y lo habite en Su espacioso paraíso. En efecto, Él, Gloria a Él, el Altísimo, es el Concedente de eso y el Poderoso.

Palabras dichas en condolencias.

Son muchas las palabras que se repiten cuando ocurre la muerte, y por ello se pueden identificar por las siguientes:

  • Oh Dios, perdónalo, ten piedad de él, perdónalo, honra su lugar, amplía su entrada, lávalo con agua, hielo y frío, y purifícalo de los pecados, así como un vestido blanco se purifica de las inmundicias.
  • Oh Dios, perdona a nuestros vivos y a nuestros muertos, a nuestros testigos y a los ausentes, a nuestros viejos y a nuestros jóvenes. Oh Dios, a quien entre nosotros revivas, que viva en el Islam, y a quien hagas morir, que muera en la fe. Oh Dios, ten piedad de nuestros difuntos y cúbrelo con tu misericordia. Oh Dios, ten piedad. sobre él sobre la tierra, debajo de la tierra, y en el día de su presentación a Ti. Oh Dios, protégelo de tu tormento el día que resucite a tus siervos.
  • Oh Dios, haz descender sobre él la luz de tu luz. Oh Dios, ilumina para él su tumba, amplía su entrada y consuela su soledad.
  • Oh Dios, ten piedad de su alejamiento y ten piedad de sus canas. Oh Dios, haz de su tumba un jardín del Paraíso y no hagas de ella un pozo de fuego. Oh Dios, perdónalo, ten piedad de él, perdónalo, y honrar su morada.
  • Oh Dios, reemplázalo con un hogar mejor que su hogar, una familia mejor que su familia, una descendencia mejor que la de él y un esposo mejor que su esposa, y admítelo en el Paraíso sin juicio, con tu misericordia, oh Misericordioso de el Misericordioso.
  • Me ha entristecido lo que te ha sucedido, así que no te desesperes, y Dios escucha tus oraciones, que Dios te recompense, el más sentido pésame y perdone tu muerte.
  • Oh Dios, perdona a los creyentes, hombres y mujeres vivos y muertos.
  • Oh tú que eres demasiado querido para que nos separemos de ellos, descubrimos que todo es nada después de ti. Ten paciencia ante cada calamidad y dificultad, y recuerda que uno no es inmortal.
  • Oh Señor, concede la paz a las almas atribuladas y concédeles la victoria pronto.
  • Que Dios os consuele en vuestra aflicción, de Dios somos y a Él volveremos.
  • De Dios es lo que toma, y ​​de Él es lo que da, y todo en Él tiene un plazo determinado, así que ten paciencia y busca la recompensa.
  • La paciencia es amarga, pero hay curación.
  • A Dios pertenecemos y a Él volveremos, con el corazón lleno de alegría, lleno de tristeza y separación, lleno de alegría y confianza en Dios que se movió al lado de aquel que es más misericordioso con ella que se movió al lado del compañero supremo.
  • Somos de Dios y a Él volveremos. Oh Dios, recompénsanos por nuestra calamidad y danos algo mejor que ella. Oh Dios, ten piedad de ella. Oh Dios, haz de su tumba un jardín del paraíso y no la conviertas. un pozo de fuego.
  • Pertenecemos a Allah y a Él regresaremos. Que Dios tenga misericordia de ella y la admita en Su espacioso Paraíso.

Expresiones de condolencia

Muchas de las frases dichas en el pésame se pueden presentar a través de las siguientes líneas:

  • Recibí con gran tristeza y tristeza la noticia de la muerte de tu querido difunto. Que Dios lo bendiga con su inmensa misericordia, y lo haga habitar en sus espaciosos jardines, y les conceda a todos paciencia y consuelo. Somos de Dios y de Él. volveremos.
  • Con gran tristeza y tristeza he recibido la noticia del fallecimiento de su difunto, quien fue perdonado, si Dios quiere, y ante su dolorosa aflicción, no puedo más que extender a usted y a los familiares del difunto mi más sincero Condolencias. Que Dios lo bendiga con su inmensa misericordia y lo haga habitar en su vasto paraíso y les conceda a todos paciencia y consuelo. Somos de Dios y a Él regresaremos.
  • Compartimos tu dolor por el difunto y que vivas mucho después de él. A Allah pertenecemos y a Él regresaremos.
  • Le expresamos nuestras condolencias por la muerte de su difunto, quien fue perdonado, si Dios Todopoderoso quiere. Que Dios lo bendiga con su inmensa misericordia y lo habite en sus amplios jardines. Que Dios le conceda a usted y a su familia paciencia y consuelo. a Dios y a Él volveremos.
  • Recibí con gran tristeza la noticia de la muerte de mi querido, y por las circunstancias te pido disculpas por no haber participado personalmente, pidiendo al Señor que conceda misericordia y contentamiento al difunto, y que tengas paciencia y consuelo después de él. Pertenecemos a Dios y a Él regresaremos. Extendemos nuestro más sentido pésame a usted y a todos los miembros de la honorable familia con motivo del fallecimiento del ser querido. Que Dios bendiga al difunto con su inmensa misericordia.
  • Mi más sentido pésame para usted y sus familiares por su muerte. Que Dios colme al difunto de misericordia y perdón.
  • Reciba mi más sentido pésame por su muerte. Que Dios bendiga al difunto con su gran misericordia.
  • Expresamos nuestro profundo dolor y pesar por su dolorosa aflicción con su muerte. Que Dios bendiga al difunto con su inmensa misericordia.
  • Que Dios les conceda gran recompensa, corrija sus aflicciones y perdone a sus muertos. Oh Dios, ten piedad de él, amplía su morada, honra su entrada y reúnenos con ellos en la morada de tu misericordia. Oh Dios, ten piedad de nosotros si llegamos a ser lo que ellos han llegado a ser. No hay poder ni fuerza excepto en Dios.
  • Que Dios reemplace su calamidad con algo mejor, oh Señor, y conceda a sus padres jardines tan anchos como los cielos y la tierra, oh Señor.
  • Que Dios tenga piedad de vuestros muertos y lo perdone y haga de su tumba un jardín entre los jardines del Paraíso. Somos de Dios y a Él volveremos: Oraciones, debéis orar, ya que es el mejor consuelo. Que Dios os ayude. .
  • Oh Dios, protégelo del tormento de la tumba, y seca la tierra de sus costados.
  • Oh Dios, colócalo entre los amigos, los mártires y los justos, y hazlos buenos compañeros. Esperamos que Dios Todopoderoso colme al difunto de misericordia y perdón e inspire a su familia paciencia y consuelo.
  • Me ha entristecido lo que te ha sucedido, así que no te desesperes, y Dios escucha tus oraciones, que Dios te recompense, el más sentido pésame y perdone tu muerte. Oh Dios, perdona a los creyentes, hombres y mujeres vivos y muertos.
  • Oh tú que eres demasiado querido para que nos separemos de ellos, descubrimos que todo es nada después de ti.
  • Ten paciencia ante cada calamidad y dificultad, y recuerda que uno no es inmortal.
  • Oh Señor, concede la paz a las almas atribuladas y concédeles la victoria pronto.
  • Que Dios os consuele en vuestra aflicción, de Dios somos y a Él volveremos.
  • De Dios es lo que toma, y ​​de Él es lo que da, y todo en Él tiene un plazo determinado, así que ten paciencia y busca la recompensa.
  • La paciencia es amarga, pero hay curación.

Oraciones por los muertos

Hay muchas súplicas maravillosas que se deben recitar por los muertos, y se pueden identificar a través de las siguientes líneas:

  • Oh Dios, ten piedad de nosotros cuando nos llevan sobre el cuello, y llega a las articulaciones, y se dice que es separación, y se dice que es separación, y la pierna se vuelve hacia la pierna, hacia Ti, Oh Señor nuestro, en ese día está el camino.
  • Oh Dios, ten piedad de nosotros cuando veamos polvo, las tumbas y las puertas estén cerradas y nuestros familiares y seres queridos se dispersen.
  • Oh Dios, ten piedad de nosotros cuando la bienaventuranza se aleja de nosotros, la brisa cesa y se dice: “¿Qué te engañó acerca de tu generoso Señor?”.
  • Oh Dios, intercede por él, nuestro Profeta y tu Elegido, reúnelo bajo tu estandarte y dale un trago bienaventurado de su honorable mano del que nunca tendrá sed.
  • Oh Dios, ten piedad de nosotros si nos levantamos a pedir, y la declaración nos traiciona, y ningún prestigio, ningún dinero, ningún hijo nos benefician, y nada más que la gracia del Todopoderoso.
  • Oh Dios, él es tu siervo, el hijo de tu sierva y el hijo de tu esclava. Murió dando testimonio de tu unicidad y de tu Mensajero, así que perdónalo, porque tú eres el Perdonador. Oh Dios, no nos prives de su recompensa, y no nos tientes tras él, y perdónanos a nosotros y a él, y reúnenos con él en los jardines de la bienaventuranza, oh Señor de los mundos.
  • Oh Dios, concede a su familia paciencia y consuelo, y complacelos con tu justicia. Oh Dios, hazlos firmes en la palabra firme en la vida de este mundo, en la otra vida y en el Día en que los testigos comparezcan.
  • Oh Dios, haz de él abundancia y tesoro para sus padres, y un intercesor que responda. Oh Dios, hazlos pesados ​​en su balanza, magnifica sus recompensas y apégalo al bien de los creyentes. Que él esté a cargo de Abraham. Protégelo con tu misericordia del tormento del infierno, y sustitúyelo por una casa mejor que la suya, y una familia mejor que la suya. Oh Dios, perdona a nuestros antepasados, y nuestros excesos, y a quien nos precedió en la fe.
  • Oh Dios, ensancha su tumba, amplía su vista y extiende su tumba desde el lecho del Paraíso.
  • Oh Dios, bendice y bendice a nuestro maestro Muhammad, su familia y compañeros hasta el Día del Juicio.
  • Oh Dios, hazlo entre los que son felices en el Paraíso, morando en él mientras duren los cielos y la tierra.
  • Oh Dios, no lo encomendamos a Ti, pero pensamos que creyó e hizo obras de justicia, así que hazle dos jardines de abundantes posesiones, en verdad de Tu dicho: “Y para el que teme la posición de su Señor, allí Son dos jardines”.
  • Oh Dios, haz que nuestro Profeta y tu elegido interceda por él, reúnelo bajo tu estandarte y dale un trago bienaventurado de su honorable mano para que nunca más vuelva a tener sed.
  • Oh Dios, él fue paciente con la aflicción y no entró en pánico, así que concédele el rango de los pacientes, aquellos que son recompensados ​​plenamente sin contar, porque Tú eres Quien dice: “Sólo los que son pacientes reciben su recompensa sin consideración”. estimación.”
  • Oh Dios, él estaba orando a Ti, así que hazlo firme en el camino el día en que sus pies resbalen.
  • Oh Dios, él estaba ayunando por ti, así que admítelo en el Paraíso a través de la puerta de Al-Rayyan.
  • Oh Dios, él fue un seguidor y oyente de Tu Libro, intercede por él en el Corán, y ten piedad de él desde el fuego, y haz que, oh Misericordioso, se eleve al Paraíso hasta el último verso que leyó o escuchó y la última letra que recitó.
  • Oh Dios, concédele dulzura en cada letra del Corán, en cada palabra con dignidad, en cada verso con felicidad, en cada sura con seguridad y en cada parte con recompensa.
  • Oh Dios, ten piedad de él, porque era musulmán, y perdónalo, porque era creyente, y admítelo en el Paraíso, porque era creyente en Tu Profeta, y perdónalo, porque recitó Tu Libro.
  • Oh Dios, ten piedad de nosotros cuando la certeza nos llega, nos hace sudar la frente y aumentan los gemidos y el anhelo.
  • Oh Dios, ten piedad de nosotros si el médico nos abandona, y el amado llora por nosotros, y el familiar y extraño nos abandona, y aumentan los sollozos y los lamentos.
  • Oh Dios, ten piedad de nosotros cuando las angustias se vuelven severas, los dolores continúan, las maravillas se vuelven abrumadoras, las lecciones se desbordan, los asuntos vergonzosos se hacen evidentes y las fortalezas y habilidades se paralizan.
السابق
بضع كلمات عن الصلاة – الالرياض نيوز
التالي
شعر عن رمضان 2024 – الالرياض نيوز